martes, 2 de noviembre de 2010

Diseñadores de Rol (01).


Lo cierto es que no me hubiera lanzado a intentar diseñar mi propia ambientación de Rol si no hubiera contado con el ejemplo dado por algunos blogueros, que me han demostrado que, pese a que aparentemente todo jugador ha tenido en mente "ese juego propio que sería, si lo realizara, mejor que todos los demás", merece la pena a veces exponer estas ideas. Puede ser un medio de intentar dotarlas de sentido, y convertirlas en algo que, si no fuera revolucionario, al menos merezca la pena compartir con otros aficionados.

He preguntado por medio de una entrevista común (mejor dicho, un formulario) acerca de sus ideas respecto al Rol de algunos de estos diseñadores y editores amateurs, que en algunos casos son ya más profesionales que otra cosa (con el interés, no lo niego, de saber qué tienen en común con las mías y, claro está, en qué son contrarias). Esta entrada es la primera en la que publico las respuestas de uno de ellos: Wachinayn, la mente pensante tras La Puerta de Ishtar.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas, personalmente, con los Juegos de Rol como hobby?
Wachinayn: Pues empecé con unos 9-10 años, así que llevo 18 años jugando. Aún así, como todos, he tenido un par de "edades oscuras" en las que, por falta de tiempo, de grupo habitual o por otras aficiones, he estado sin jugar.

P: Aunque haya habido cierto relevo generacional entre aficionados, parece existir una "vieja guardia" de digamos 30 años (o más) de edad con bastante peso en el ambiente del Rol. ¿Dirías que la media de edad de los aficionados ha aumentado desde que tú empezaste en esto?
Wachinayn: Yo no creo que la edad media haya aumentado, y si acaso se ha reducido. Voy a intentar explicarme. La mayor parte de mi experiencia rolera se ha desarrollado dentro de la asociación CD-Crom, o con gente que he conocido en ella. Cuando empecé, existía en ella una "vieja guardia" de unos veintitantos años que estaba a punto de acabar la carrera (es una asociación universitaria). Algunos han ido, con el paso del tiempo, dejando el hobby. A cambio, otros chavales han ido descubriendo lo que es el rol y han rellenado esos huecos que han ido quedando. Yo mismo he tenido la suerte de poder iniciar a algunos en este mundillo. Puede que sea un entorno poco normal, ya que entra gente nueva casi todos los años, por aquello de ser un club de universidad, pero quiero creer que no es sólo por eso.

Por otra parte, es normal que los de 30 años o más sean los más influyentes actualmente. En primer lugar, tienen mucha experiencia. Además, si han continuado jugando a pesar de que muchos de sus conocidos lo han dejado, es porque seguro que sienten algo especial por esta afición.

P: ¿Qué prefieres hacer: Jugar o dirigir?
Wachinayn: Desde el principio siempre he preferido dirigir. Pero, como a todos, me gusta jugar de vez en cuando, aunque sea por variar. Los momentos que más disfruto de las partidas son siempre aquellos en los que planteo una situación a los jugadores y veo cómo usan su inventiva para salir airosos de ella. También me encanta que me sorprendan y destruyan todo lo que he preparado de un plumazo, así como ver cómo se sorprenden ante lo que les tengo preparado.

Aunque, sobre todo, creo que es porque soy muy, muy teatrero. Me encanta hacer el tonto...

P: ¿Juegas más que diriges?
Wachinayn: Dirijo más que juego, a parte de porque me gusta más, porque es más fácil montar una partida que unirse a una de otro. Parece que hay más gente deseando ser dirigida que dirigir.

P: ¿"Diriges" o "narras"? Te cedo, por supuesto, el honor de explicarnos tú mismo que entiendes por cada cosa...
Wachinayn: Si por "dirigir" y "narrar" te refieres a "dejar a los jugadores que la armen" y "llevarles por el camino prefijado", me inclino por la primera de las dos. Con diferencia. Aunque adoro las ideas que se me ocurren y siempre me imagino a los jugadores siguiéndolas de una manera en concreto, lo que más me gusta de dirigir es ver cómo los jugadores responden ante lo que les presento. Y cuánto más increíble e inesperada sea su respuesta, mejor. Para mí, lo mejor de jugar al rol es ver cómo "mi" historia se convierte en "nuestra" historia. Es algo que jamás podría conseguir sólo y es lo que da a este pasatiempo su verdadero valor.

Así que supongo que, para mí, "dirigir" es la opción ideal. Lo cual no quiere decir que lo sea para todos. Conozco directores de juego (¡Y jugadores!) que aman las partidas más "de narración", y cada uno encuentra su interés por el rol en facetas distintas del mismo. De ahí que sea un hobby tan versátil. Además, siempre viene bien cambiar de tercio de vez en cuando.

P: Aparentemente, desde hace unos años parece estar surgiendo un mayor interés por juegos que permitan hacer campañas rápidas y breves. ¿Crees que esto es así o se trata de una impresión basada en circunstancias superficiales?
Wachinayn: Sí, creo que es así. Y en mi opinión se debe más que nada a que cada vez vivimos vidas más rápidas y frenéticas, en las que tenemos cada vez menos tiempo para todo. Además, la avalancha de información a la que nos sometemos todos los días hace que nos cueste más concentrarnos en algo durante un tiempo prolongado. En este contexto, está claro que más gente preferirá algo que les permita ponerse a jugar inmediatamente y no les exija un compromiso prolongado.

Por otra parte, las cosas que más esfuerzo piden suelen ser las que ofrecen una mayor recompensa...

P: Tengo la idea de que el auge del fenómeno rolero del do-it-yourself, que sin ir más lejos ocupa este Blog, se debe en gran parte a esa "falta de tiempo" de la que hablábamos, que nos lleva a algunos DJs o grupos a intentar acotar un mundo a la medida de nuestras necesidades. ¿Te parecen las "ambientaciones propias" algo "producente" en este sentido, ya que esconden bastante esfuerzo detrás?
Wachinayn: Bueno, no estoy de acuerdo en que la falta de tiempo promueva las ambientaciones particulares de cada grupo de juego. En cualquier caso, si estas ambientaciones se crean y construyen "en mesa" y no por adelantado, eso solucionaría el problema del tiempo. Y me da la impresión de que es lo que hacen muchos roleros, construir sus mundos en "tiempo de partida" y según los van necesitando. Bajo demanda.

P: ¿Y ya hablando de fenómenos roleros, cual es tu posición respecto al de los juegos retro-clon?
Wachinayn: Pues que me encanta. No lo veo como un movimiento de rechazo a lo que tenemos ahora o a los últimos desarrollos y avances en materia rolera, como otros hacen. Me parece que es una mirada al pasado más que necesaria, y que reafirma al rol como algo más que un simple pasatiempo y algo que lo acerca más al arte. Si el cine y la literatura tienen sus "clásicos", nosotros también podemos tener los nuestros. Además, se dice que hay que conocer el pasado para poder construir el futuro.

P: En cualquier caso, el interés de la mayoría de novedades actuales no parece estar en involucrar al aficionado por medio de la narración, interpretación, "profundidad" de la historia, etc... Como, al menos aparentemente, estaba hace años. ¿Qué ha sido de todo eso?
Wachinayn: ¿Seguro que esto es así? Porque yo percibo soluciones con menos tiempo de preparación, y menos exigencias para el director de juego. Pero desde luego no creo que haya menos profundidad o interpretación, más bien lo contrario. De hecho, muchos de los juegos de "la nueva ola" intentan que sea precisamente la facilidad de interpretación la que ahorre gran parte del trabajo de preparación previo.

(La personalidad secreta de Wachinayn es Rodrigo García, ingeniero de telecomunicaciones, disciplina para cuyo doctorado se prepara en la Universidad Politécnica de Madrid. Gracias, señor García.)

2 Voces se alzan :

wachinayn dijo...

Bueno, pues gracias por hacerme esta entrevista. Supongo que dejas a los verdaderos diseñadores (los que ya han sacado un juego de verdad) para más adelante. ;)

Y ánimo con el tuyo.

Luis Miguez dijo...

Wachynain, permite que responda a tu comentario con una cita, de un relato de mi admirado A. Conan Doyle:

"—Mi querido Watson —dijo—, no puedo estar de acuerdo con aquellos que sitúan la modestia entre las virtudes. Para el lógico, todas las cosas deberían ser vistas exactamente como son, y subestimarse es algo tan alejado de la verdad como exagerar las propias facultades."