miércoles, 25 de enero de 2012

Armaduras y protecciones (04).

Recupero la costumbre de incluir algún vídeo en este Blog, de nuevo para mostrar unos ejemplos de combate tardo-medieval y renacentista. Lo que podemos ver en él no es menos sorprendente que en la anterior ocasión.

Esta vez se lo debemos al Musée National du Moyen Âge de París y a la Universidad de Ginebra. Se nos propone un enfrentamiento entre dos contendientes protegidos por armaduras pesadas, una construida según nos dicen para Federico I el Victorioso (1425-1476), príncipe Elector del Rhin, y la otra para Roberto de Sanseverino (1430-1474), primer príncipe de Salerno y almirante del Reino de Nápoles. Armaduras, pues, del siglo XV, arneses de caballería del tipo al que pertenecen seguramente las protecciones más pesadas que nunca ha llevado guerrero alguno.



Como en la anterior ocasión, la realidad supera ampliamente a las más torpes convenciones de la ficción. Las típicas falsedades acerca de caballeros que se caen al suelo y no se pueden levantar debido al peso de su armadura, o que sufren una total dificultad en su movilidad, desaparecen completamente al ver a estos elementos subir y bajar escaleras de tijera o dar saltos y volteretas. Desde luego, los movimientos que pueden realizarse siempre van a ser algo más rígidos de lo habitual, pero eso es todo. Citando un artículo firmado por Óscar Torres, aparecido en la web de la Asociación Española de Esgrima Antigua, y al que ya me he referido alguna vez en este Blog:

Las armaduras de placas, o Arnés Blanco, que se usaban ya en el siglo XV y principios del XVI, es decir, las más completas, venían a pesar unos 35 kilos. Ese era también el peso de las mochilas de los soldados de la primera guerra mundial, y todos hemos visto que con ellas a cuestas caminaban y corrían. Además, la mochila carga su peso sobre los hombros, igual que la cota de mallas, pero la coraza está repartida por todo el cuerpo, resultando mucho más llevadera. (...) En efecto, con una coraza puesta se puede uno mover perfectamente, y tan sólo se verá constreñido para algunas posturas extremas que no se solían adoptar mientras se lucha. Con una coraza se puede pelear, correr, cabalgar y lo que hiciera falta, y por supuesto se puede uno subir normalmente al caballo y levantarse si se cae.

...Como acabamos de ver. Ya que menciono la Asociación no está de más comentar que un grupo especializado en este tipo de combate ha surgido en ella, la Compañía de San Jorge, tal y como nos cuenta aquí uno de sus miembros.

La armadura pesada en FUDGE Feldkirch.
En el vídeo se citan manuales de combate fechados en años como 1460, 1500, 1522 y 1556, precisamente la época de FUDGE Feldkirch. Los efectos de juego de la armadura pesada pueden encontrarse en esta entrada. Además de la gran protección que ofrece (y que, efectivamente, hace que lo mejor sea enfrentarse a ella con algún arma pesada, tal como se ve en el vídeo), imposibilita el uso de algunas Habilidades pero no añade penalizadores a ninguna Habilidad de combate, como es lógico y sin embargo contradiciendo lo visto en numerosos juegos.

El gran problema de alguien que lleve esta armadura es el calor, el cansancio y la incomodidad. Estos pueden tenerse en cuenta simplemente aplicando el sentido común por parte de jugadores y DJ: Echarse a dormir o sentarse a comer así vestidos no es una opción. Tras un buen número de horas sin librarse de las protecciones o un rato bajo un sol abrasador, el DJ puede comenzar a describir agotamiento, mareos... Y a pedir tiradas de Fortaleza por temperaturas extremas como las descritas en el capítulo 5.3.3 de la Versión de Prueba del Reglamento de FUDGE Feldkirch (si bien "sólo" hasta que el personaje descanse sin la armadura o pierda el conocimiento).

Gracias a Max-Steel, lector del siempre recomendable Blog Frankenrol (cuyo autor ha tenido la amabilidad de referirse a FUDGE Feldkirch recientemente) por ponerme tras la pista de este vídeo.

8 Voces se alzan :

Rodrigo García Carmona dijo...

En el documental "Libro de luchas medievales" de la National Geographic unos especialistas hacen determinadas tareas (como subirse a un caballo a la carrera y cosas así), además de luchar, con una armadura muy pesada. Y ahí se puede ver que lo de la inmovilidad es poco más que un mito.

Un tema muy interesante, la verdad.

Fian dijo...

Está muy chulo el vídeo^^. Me alegra ver que el proyecto avanza.

Luis Miguez dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
El proyecto avanza, Fian, aunque ahora mucho más despacio. Me imagino que simplemente la época del furor "posteador" ha pasado... Pero quedan, claro está, cosas en el tintero...

Athal Bert dijo...

genial como siempre Luis! Solo espero que pese a que desarollas un Fudge sea altamente compatible con FATE (que lo suele ser)

Luis Miguez dijo...

Son mayormente compatibles, claro. No he jugado nunca a FATE y sin hacerlo antes creo que no propondría ninguna mecánica de juego, ni siquiera lo dirigiría... De hecho, no me decanté por FATE sobre todo por resultarme más "familiares" los planteamientos de FUDGE y por parecerme más humana la escala de Habilidades (o atributos o lo que sea) que propone. En cualquier caso, por qué no va a haber, el día de mañana, un FATE Feldkirch...

Wulwaif dijo...

Gracias por traernos este video, me acaba de iluminar mucho como puede ser el movimiento con corazas.

Athal Bert dijo...

quizás este artículo te ayude a conseguir más realismo en el juego: http://amazings.es/2012/02/06/lo-que-cuesta-vestir-un-traje-de-acero/

Luis Miguez dijo...

Gracias por ese link, Athal Bert...