viernes, 5 de febrero de 2010

Viena (03).


Pocas ciudades resultan tan atractivas, tan populosas y a la vez tan misteriosas como Viena. En pocas halla un lugar de encuentro tan tumultuoso Oriente y Occidente. Pocas han resistido tanto tiempo y siempre con victoria las beligerantes atenciones del Turco. Y sólo una es la capital del Sacro Imperio Romano Germánico, y esa es Viena, la ciudad a la que corresponde el gobierno del Universo.

El origen de la ciudad.
Los romanos construyeron un campamento militar en el lugar en el que hoy se alza Viena, campamento que llegó a tener el rango de municipium en el año 212. Pero antes de los romanos el lugar ya estaba habitado por bárbaros celtas, aunque nadie puede decir a qué se dedicaban aquellos pobladores ni qué importancia tenía para ellos el lugar.

El origen de Viena como capital imperial hay que buscarlo, no obstante, en la labor del duque Rodolfo IV de Habsburgo (1339 - 1365), llamado el Fundador, que sentó las bases del incontestable poder de su familia al autoproclamarse archiduque, con derecho o sin él. Estableciendo su capital en la ciudad y amado por su pueblo, ordenó construir la maravillosa nave gótica del Stephansdom o iglesia de San esteban, asemejándola a una catedral aunque entonces aún no lo era (Al no ser sede de un obispado) y también fundó, el año de su muerte, la Universidad de Viena, la primera universidad germánica.

Naturaleza de Viena.
Viena se halla enclavada en el valle del Danubio, río que rodea su muralla por el Norte y El Este, y bordeado también por el Sur por el mucho menos caudaloso río Viena, que separa la ciudad de las pequeñas poblaciones de Meidling y Heitzling. A su Suroeste se extiende la zona más oriental de los Alpes, cubierta por el Wienerwald o Bosque de Viena. En el verano, la temperatura suele ser muy moderada y se producen lluvias beneficiosas aunque a veces intempestivas. En el invierno, las nevadas son habituales y el frío constante.


Los edificios son oscuros, muchos de ellos de madera, y por encima de sus puntiagudos tejados solo asoman las agujas de las iglesias. Generalmente, las fachadas se decoran con frescos y escudos que les dan un aspecto aún más abigarrado. El humo de muchas chimeneas llena el aire en finos hilos por encima de sus calles embarradas. Sin embargo, sólo algún retazo de cielo se observa desde el suelo: La mayoría de calles, además de ser estrechas, son oscuras, puesto que están a la sombra de edificios que suelen ser más anchos en los pisos superiores que en la planta de calle, intentando ganar espacio en las viviendas. Un tráfico constante de personas entra y sale por sus cuatro puertas durante todo el día, y, aunque quedan cerradas por la noche, pueden atravesarse mediante un permiso especial. El Danubio trae también su cargamento de personas y mercancías, pues Viena es un puerto obligado y todos los comerciantes que pasen con sus barcazas por el río deben detenerse y ofrecer sus bienes a la venta durante al menos unos días. Por su parte, el río Viena mueve no pocos molinos de agua.

Los incendios no eran raros, y hubo unos veinticinco importantes entre 1300 y 1500. En 1488, ardieron 100 casas antes de que un fuego iniciado en un laboratorio alquímico pudiera ser apagado. En 1525, otro incendio, puede que el peor acaecido en la ciudad, acabó con el 40% de las casas de Viena. Pueden verse cubos de agua colgando de argollas en la pared a la entrada de algunos pasajes o casas, o cerca de lugares en los que el fuego puede ser un peligro. Las casas que recubran sus techos con tejas en lugar de con madera tienen desgravaciones fiscales.

El asedio de la ciudad por parte de los turcos tuvo lugar en 1529, y fue dirigido por el sultán Solimán el Magnífico en persona. La defensa de la ciudad, por su parte, fue organizada por el conde Niklas Salm. Pese al poder del ejército otomano y a que el conde perdió la vida luchando, la ciudad resistió y los turcos se retiraron. Otro intento tuvo lugar en 1532, pero no llegó a concretarse, y la llegada a la ciudad del emperador Carlos V con su ejército disuadió al Turco de sus intenciones. Los graves daños recibidos por la artillería hicieron ver que Viena necesitaba renovar sus protecciones. En 1548 el arquitecto Hermes Schallauzer construía su proyecto de unas nuevas murallas con once bastiones, un nuevo foso y una explanada de unos 90 metros alrededor de toda la ciudad, con prohibición expresa de construir nada en ella, para que en caso de defensa pudiera dispararse eficazmente contra el enemigo.

Los barrios de Viena.
Si se entra por la puerta Noreste, llamada de Stübentor (Y protegida desde 1526 por una gran imagen de San Cristóbal, patrón de los viajeros), tras cruzar el Danubio por el puente, se penetra en el barrio de Stubenviertel. Muy cerca de la Stübentor, en una plaza, se encuentra el edificio principal de la Universidad de Viena, y la Universitätskirche o iglesia universitaria. La Schulertrasse, una vez pasado el convento de los dominicos, se dirige prácticamente recta hacia la Catedral. Pese a tratarse de una calle tan principal, es tan relativamente angosta como suelen ser las calles de Viena, y suele ser populosa y estar llena de bullicio. Al Norte de esta calle se extiende un cuadrante lleno de casas de húngaros, algunas incluso propiedad de algunas casas nobles de aquel país o incluso de su Rey. Allí estas gentes hablan en su idioma y viven según sus costumbres sin ser molestados.


La puerta del Sureste está protegida por una de las torres más fortificadas y mejor guardadas de la ciudad, la Kärntnerturm, que tiene de hecho en su interior las mazmorras de la prisión. Esta puerta, desde la que se sale de camino a Venecia, deja paso al barrio de Kärntner Viertel. La principal Kärnterstrasse llega también hasta la Catedral, pasando por la iglesia gótica de la Orden de Malta. Esta Orden mantiene un hospital en Viena, como es propio de su regla.

La puerta del Noroeste, deja paso a la zona conocida como Schottenviertel, donde se halla el Schottentift. Por la puerta del Suroeste se entra al barrio de Widmerviertel.

El Hofburg.
El Hofburg es la sede el gobierno imperial desde 1438, pero las primeras dependencias se construyeron en el siglo XIII para los reyes de Bohemia.

A través de esas dependencias, que incluyen una capilla y en el ala inferior las cocinas imperiales, se entra en la Schatzkammer, la Tesorería, la cámara del Tesoro Imperial, donde descansan la Corona, el Cetro, el Orbe, y la Espada Imperiales (La espada no es la Joyeuse de Carlomagno, que se halla en Aquisgrán, sino la Reichsschwert, que tiene su lugar en la ceremonia de la coronación) además de la mística Lanza Sagrada que hirió el costado de Cristo a manos de un centurión romano (Llamado Longinos en un Evangelio Apócrifo) y otras reliquias no menos maravillosas como fragmentos de la Vera Cruz, una viruta de la cuna de Cristo y un diente de San Juan Bautista, además de otros tesoros como una copa de ágata de la que se dice que es el Santo Grial, un gran cuerno de unicornio y las vestiduras ceremoniales del Emperador.

La Schweizerhof (Corte Suiza) se construirá sobre las viejas dependencias a partir de 1526, siendo rey de Bohemia y Hungría (Y usualmente residente en la ciudad) Fernando I de Habsburgo, hermano del emperador Carlos V, en estilo renacentista, pero respetando la capilla gótica.

(Por cierto: Entre el siglo XVIII y el XX, el Hofburg aumentó considerablemente de tamaño y cambió completamente de aspecto. Además se construyó la Heldenplatz, "Plaza de los Héroes", a la que está encarado el actual palacio. Absolutamente nada de esto existía en el XVI, y el aspecto que tenía entonces queda completamente a la imaginación.)

Emperadores del Sacro Imperio de 1452 a 1576.
1452 – 1493 Federico III (Primero de la casa de Habsburgo, elegido en 1440).
1493 – 1519 Maximiliano I (Elegido en 1486).
1530 – 1556 Carlos V (Elegido en 1519).
1556 – 1564 Fernando I (Elegido en 1531).
1562 – 1576 Maximiliano II (Elegido en 1562).

Sobre Fernando I y los de las Españas en Viena.
Siendo el emperador Carlos V el amo de los más vastos dominios de Europa, su hermano menor Fernando se había visto desposeído de ninguna parte de la enorme herencia familiar, concentrada en manos del primogénito. Así que, ya que Carlos era rey de las Españas desde 1516 y además aspiraba al trono imperial, le dió a su hermano la responsabilidad de, en su ausencia, gobernar Austria, el patrimonio familiar de la casa de Habsburgo. Así, abandonó el Alcalá de Henares de su nacimiento y educación en favor de Viena.

Ya allí, Fernando casó en 1521 con Ana Jagellón, de Bohemia, hermana de Luis II de Hungría. Y después de que aquel Luis fuera muerto luchando contra los turcos en Mohács, se vió convertido en rey de Bohemia y de la invadida Hungría en 1527 como Fernando I. Más tarde, al poco tiempo de que Carlos fuera coronado emperador, consiguió que se nombrara a su hermano Rey de Romanos, es decir, que se le otorgara el paso previo a la corona imperial. Así, los Habsburgo convirtieron la corona en hereditaria, pasando por encima de los Príncipes Electores...

Hasta 1558, tras la abdicación de su hermano, Fernando no sería emperador. Pero ya llevaría mucho tiempo residiendo habitualmente en Viena, en el Hofburg, encargándose del gobierno. La presencia de algunos españoles con él llegados y sobre todo de cortesanos han introducido algunas costumbres de aquel país entre los nobles, no las menores de las cuales referentes a la moda...
En la ciudad, esta influencia se entiende de otra manera, con la aparición de expresiones como Das kommt mir Spanisch vor, "me suena a español", "no lo entiendo"... O la palabra grantig, "malhumorado", del castellano "grande", que hace referencia al carácter adusto de los Grandes de España observado en sus ocasionales visitas. Además, los vieneses han adoptado el juego de pelota italiano (Antecedente del tenis) al que es muy aficionado Fernando, organizándose cotidianamente partidos espontáneos en las calles. Para desesperación de sus detractores, que imaginan venir el pelotazo desde detrás de cualquier esquina...

El Stephansdom.
La iglesia de San Esteban es la catedral de Viena desde 1469, año en que la ciudad consiguió establecer su propio obispado. Se trata de un fabuloso edificio, sin duda el más alto de toda la urbe, situado un tanto hacia el Este de su centro geográfico, en la plaza llamada precisamente se San Esteban. Su construcción, reparaciones, cambios y crecimiento rara vez han tenido pausas desde que se pusiera la primera piedra en el siglo XII. Aunque se considera terminada, en estilo gótico, desde 1511, el escultor y arquitecto Anton Pilgram seguirá trabajando en su púlpito y algunas otras construcciones interiores hasta su muerte en 1515.

Describir todos sus secretos, desde las habituales relaciones numerológicas y aritmosóficas entre sus partes, hasta el reloj de Sol construido por el astrónomo Georg von Peuerbach en 1506 o las gárgolas exteriores construidas en piedra traída de Roma, pasando por la Cripta Ducal situada bajo el altar mayor o las imágenes de los pilares representando la vida de Cristo y de algunos santos es una tarea ingente, y el verdadero curioso o investigador de lo eclesiástico podrá dedicarle todos sus esfuerzos si quiere esclarecerlos.


La torre Sur, llamada cariñosamente "Steffi" por los vieneses, y que se alza hasta los 136 metros de alto, es mucho más alta que la torre Norte (Terminada en 1511), y de hecho contiene un espacio dedicado a puesto de observación, desde el que un vigilante puede observar la aparición de incendios, problemas o ejércitos enemigos. De hecho, jugará un papel importante en este sentido durante el asedio de los turcos en 1529.

Fuera de la catedral, y dando a la puerta Oeste, flanqueada por las románicas Torres de los Paganos, se encuentra una pequeña serie de edificios relacionados que separan la plaza de San Esteban de la plaza Stock-im-Eisen. Entre ellos, cabe destacar la Capilla de la Magdalena, la sacristía y el Heiltumstuhl, dedicado a la conservación de reliquias y donde empiezan y terminan las procesiones de la ciudad.

Obispos de Viena de 1493 a 1552.
1493 – 1499 Johann Vitez ("Sólo" administrador).
1500 – 1504 Bernhard von Pollheim.
1504 – 1509 Franz Bakocz.
1509 – 1513 Johannes Gosztonyi.
1513 – 1522 Georg von Slatkonja (Primer obispo residente).
1522 – 1523 Petrus Bonomo ("Sólo" administrador).
1523 – 1530 Johann von Revellis.
1530 – 1541 Johann Fabri.
1541 – 1552 Friedrich Nausea.