viernes, 21 de mayo de 2010

La Secta del Bosque.

Algo siniestro está teniendo lugar en el pueblo de Saint-Sever, la "Cap de Gascogne", conocido por los juegos taurinos, de saltos y recortes, que se celebran allí en la fiesta de San Juan. Pero pese a que estos gascones sean gente de natural arrojada, el terror está anidando ya en sus corazones. En los impenetrables bosques alrededor del pueblo han desaparecido varios niños y viajeros, sin que nadie sepa como poner fin a la horrible situación. De hecho, un rumor está creciendo entre estas gentes: Que existe una secta odiosa, como un culto brujesco, consagrada a la licantropía, cuyo lugar de reunión se halla en lo más profundo de la floresta. Y aún más: Que está dirigido por un hombre desconocido, si es que verdaderamente es un hombre, vestido siempre de negro y al que sus acólitos llaman el Señor del Bosque, y que esos fieles suyos pertenecen todos, o casi todos, al propio pueblo de Saint-Sever. Pese a la gravedad de todo esto, es un rumor que procuran no extender, porque si llegara a oídos de altas autoridades sería antes su condena que su salvación. En efecto, Bernard de Fossey, Inquisidor nombrado por la corona francesa para hacerse cargo de esa región de la Navarra, es conocido por su fanatismo y crueldad. Con tal de acabar con el problema sería capaz de pasar por las armas o por la hoguera a todos los habitantes del lugar, sin cuidarse de separar a los culpables de los inocentes.


Pero mientras los habitantes de Saint-Sever guardan el secreto sobre su desgracia, están sufriendo ya estos crímenes diabólicos y todo el que pase por allí se halla en peligro. ¿Qué harán? ¿Seguirán siendo víctima de las fuerzas diabólicas, o caerá sobre ellos un castigo aún más terminante por parte de los propios defensores de la ley? ¿Se solucionará la situación, y de ser así, cómo? ¿Quién se atreverá a poner fin a todo esto?